El de Danilo Medina es un marchito discurso presidencial
Martes, 20 Abril 2021

Síguenos 

El de Danilo Medina es un marchito discurso presidencial Danilo Medina, presidente de la República

 

Libre pensar

En la campaña del 2000, el candidato Danilo Medina pedaleó sin inspiración ni carisma. Opaco. En el 2012 volvió renovado y esperanzador, casi teatral y -como tonificado por un buen aperitivo- ganó, pero en el 2019 argumenta en su antiguo linaje: exhala sin lustre y abatido por la contrariedad.

En un particular análisis comparativo de neuromarketing del 2012 y 2019 sobre Medina, los resultados son peliagudos, y no los detallamos para no disminuir a la primera figura del Estado. Todos observamos, innegable, a un Presidente inseguro, y hasta sopetón.

Las últimas entrevistas massmediáticas no mienten, especialmente aquellas de que olvida las obras que ha prometido y sobre la delincuencia y los repatriados. Se intuye, en las frases del segundo tema, que se acogió confiadamente a una orientación mal sustentada.

El primer ejecutivo se muestra huidizo ante los periodistas y pronuncia un discurso marchito, y probablemente se preguntarán por qué.
¿Razones…?
1.- Transluce que las dificultades le han quitado el sosiego, y que se expresa en el pétalo de una ocultada tensión emocional.

2.- Parece que no se deja guiar en la tira comunicacional.
3.- Conjetura que no le preparan un buen temario sobre las noticialidades más candentes del momento, y las posibles respuestas.

(El gabinete de comunicación prácticamente está copado por el Administrativo José Ramón Peralta, quien funge de vocero presidencial, función propia del director de prensa.

Además, este Ministro danza en los más diversos escenarios, y hasta en las provincias en la mesa de honor quita la oportunidad a gobernadores, legisladores, síndicos y munícipes para que conversen con el gobernante).

¿Por qué el mandatario se escabulle de la prensa?

Tras bastidores, en despachos palaciegos se alega que los reporteros acreditados en esa fuente, profesionalmente no son los más experimentados y que, por ese motivo, tergiversan las declaraciones del jefe de Estado.

Peor. En los seis años de Medina en la geografía nacional han desaparecido más de 300 programas radiotelevisivos, y otros medios (incluidos escritos) navegan gastándoseles el combustible, por numerosas barreras (¿…?), cerrándose espacios de denuncias y opiniones.

Y, para remate, el gobierno dejó de pensionar a colegas enfermos, algunos de los cuales dicen que se les retuercen las vértebras cuando recuerdan que una millonada fue entregada a un brasileño de raro caminar; directivos del Colegio de Periodistas fueron recibidos, en un aparente desplante, por un funcionario inferior, y no se atiende el reclamo de rehabilitación de la Casa del Periodista.

Balaguer platicaba con la prensa los miércoles y Hipólito hasta tres veces en el día. Si Medina desecha estas dos alternativas, que conteste por escrito, cada semana, preguntas reporteriles, y no eche en el sarcófago conquistas gremiales otorgadas.

¡Déjanos saber tu opinión!

Somos un medio de carácter profesional e independiente, que pone todo su énfasis en un periodismo moderno, abierto, objetivo y plural, fundado en Junio del 2007. Para mayor información contáctanos.

Suscríbete

Suscríbete para recibir noticias exclusivas, entrevistas y mucho más por correo.